Experto en tránsito Jaime Bravo: “Conductores de nuestro país dejan mucho que desear”

  • En conversación con el programa Sin Pretexto de Radio U. de Santiago, el ingeniero en tránsito de la Universidad Técnica del Estado (UTE) afirmó que la gran mayoría de los accidentes carreteros en Chile obedecen a la imprudencia de los conductores, factor que habría provocado el volcamiento en la frontera de un bus con 40 pasajeros de la empresa Turbus que se dirigía desde Mendoza hacia Santiago, dejando un saldo de 19 personas fallecidas, dos de ellas chilenas.
 
La madrugada del sábado, a solo kilómetros de la frontera con nuestro país, un bus con 40 pasajeros de la empresa Turbus que se dirigía desde Mendoza hacia Santiago, volcó en una de las curvas dejando un saldo de 19 personas fallecidas, dos de ellas chilenas.
 
Las primeras pericias indican que el accidente habría ocurrido porque el conductor de la máquina, Francisco Sanhueza, enfrentó una curva muy peligrosa a una velocidad cercana a los 100 k/h. Ante su evidente responsabilidad en el suceso, el conductor está siendo imputado por la justicia Argentina y enfrenta penas que podrían alcanzar los 25 años de cárcel.
 
En conversación con el programa Sin Pretexto de Radio U. de Santiago, el ingeniero en tránsito de la Universidad Técnica del Estado (UTE), Jaime Bravo, afirmó que la gran mayoría de los accidentes carreteros en Chile obedecen a la impudencia de los conductores, factor que habría provocado el volcamiento en la frontera.
 
“Los accidentes son multicausales y cuando uno ve la parrilla completa de los accidentes en Chile se podrá dar cuenta que la gran mayoría obedecen a la imprudencia. Respecto a este accidente hay testimonios bastante elocuentes”, comentó.
 
Aclaró que “el camino que viene casi excediendo a la aduana de Chile es bastante serpenteante, tiene unas pendientes muy pronunciadas. Y a esa hora de la madrugada, en que se produjo el accidente, se tiende a tratar de llegar de manera oportuna a ponerse en la fila para poder salir luego del paso fronterizo y eso hace cometer ciertos grados de imprudencia a los conductores”.
 
Asimismo, Bravo cuestionó la función del segundo conductor del bus.
 
“Me resulta muy extraño que el copiloto vaya durmiendo, en circunstancias que si hay dos conductores es para que uno coadyuve en la función de apoyo para que no caiga en estados de fatiga”, subrayó.
 
En ese contexto, el experto recordó que la segunda causa de accidentes en Chile es la pérdida de control de un vehículo, “así que no resulta extraño que situaciones de esta naturaleza se hayan producido en forma frecuente en nuestro país, porque circular sobre todo en caminos de montaña requiere de destrezas un poco más particulares que las generales que uno utiliza circulando por la ciudad”.
 
Capacitación a conductores
 
Por otro lado, Bravo puntualizó que a pesar de la buena infraestructura en carreteras y calidad de vehículos, los conductores de nuestro país “dejan mucho que desear”.
 
“Respecto a infraestructura y a vehículos, Chile tiene estándares que podrían ser elogiados en todo el concierto latinoamericano. Tenemos el parque vehicular más moderno de Sudamérica después de Brasil, sin embargo nuestros conductores dejan mucho que desear”, recalcó.
 
Y acotó que “durante más de 20 años nuestras exigencias para obtener una licencia han sido bastante básicas. Y en estos últimos tres años donde se han aplicado algunas exigencias más relacionadas con los conocimientos y las habilidades y destrezas, se ha aumentado el número de reprobados”.
 
En relación al accidente, Bravo enfatizó que quienes formaron a los conductores del Turbus deberían entregar un informe a la autoridad para que sea de conocimiento público cuáles son sus capacidades.
 
“Deberíamos saber dónde se entregó la licencia, cuáles fueron los planes de formación, cuál fue el centro formador de esos conductores profesionales y ahí podríamos sacar algunos resultados para que este accidente no vuelva a ocurrir. Si tenemos buena infraestructura y buenos vehículos, también tenemos que procurar tener buenos conductores”, indicó.
 
“Conductores deben respetar las normas”
 
Por su parte, el presidente de la Federación Nacional de Buses de Transportes de Pasajeros, Fenabus, Marcos Carter, señaló en Sin Pretexto que los buses asociados al gremio cumplen con las normas de seguridad.
 
“Nosotros estamos por dar seguridad a los usuarios en todo aspecto, no solo del manejo, como el tercer ojo, el control automatizado de conducción, GPS, el control de velocidad, entre otros. Como gremio, todo lo que se está invirtiendo en tecnología es por cuenta nuestra”, aseguró.
 
A su vez, afirmó que los pasajeros tienden a no respetar las reglas. “Aquí hay un tema cultural, porque, por ejemplo, el pasajero es un poco reacio a usar el cinturón de seguridad, pero las reglas del juego son así, hay que cumplirlas”.
 
Respecto a los conductores, precisó que “ellos tienen que capacitarse y respetar las normas que existen. Si hay zonas que indican una velocidad hay que cumplirla”.
 
Programa relacionado: 
Sin pretexto